brucellose IOP achat acomplia HDL hemorragie achat viagra travail cytologie achat rimonabant charge menstruation achat cialis age global achat acomplia equipe de dosage achat levitra canal generique achat clomid physique medicale achat kamagra politique RTI

Cuatroojos

martes, 23 de agosto de 2005

¿No os parece que, de un tiempo a esta parte, las cosas alejadas se ven más borrosas? Deben de ser los efectos del cambio climático, o del gobierno de ZP… o -simplemente- estoy perdiendo vista.

Gafas al estilo Buddy HollyHace 3 años, mi vista era perfecta. O al menos, mejor que la de cualquiera con la que la comparaba. Pero poco a poco se ha ido mermando, hasta que ha habido que tomar cartas en el asunto. A mis 2* años, hoy he rellenado la primera línea en mi historial médico. La administrativo pensaba que había un error en mi ficha, pero no: por suerte, nunca había tenido que ir al médico.

El caso es que tengo cita con el oftalmólogo… para el 16 de febrero.

Espero que, al menos, las gafitas refuercen mi aire de intelectual B-)

La pobreza

domingo, 21 de agosto de 2005

El lunes pasado experimenté algo cercano a lo que puede ser la pobreza más miserable.

La TenerosaEna y yo nos disponíamos a pasar unos días en Picos de Europa, en la zona de Vega Urriellu. La idea era continuar la aventura que empezamos el año anterior. Esta vez subimos el coche hasta el Colláu Pandébano por la pista que sube desde los Invernales del Texu.

Con unos 12 ó 15 Kg de material, no subimos agua porque contábamos con llenar las botellas en la fuente de la majada de la Tenerosa. Tras la pertinente media hora de subida, con el sol del mediodía azotando, vimos que la fuente estaba seca: algún desaprensivo la había dejado abierta, porque el sitio estaba muy húmedo.

El problema es que la siguiente fuente es ya la del refugio de Vega Urriellu: 3 horas y casi 600 metros más arriba. Bueno, con la carga que llevábamos, tal vez más.

En eso oímos hablar a una mujer dos cabañas más arriba del refugio, en conversación privada pero en voz alta, para que la oyésemos:

– No, no. No les doy ni una gota. A ver si me voy a quedar yo sin agua para fregar…

¡Qué impotencia, qué injusticia! ¿Será así como nos percibe quien no tiene nada y nos ve despilfarrar comida, agua, medicamentos?

Sin solución y con pena, tuvimos que volver. Pero me guardé mi pequeña venganza: aquí os señalo cuál es la cabaña de nuestra amiga, para vergüenza pública.

Ahora pienso que la más pobre era ella: eso es ser miserable. Espero que algún día lea esto.

Los Gigantes, Tenerife

martes, 2 de agosto de 2005

Postal de Los Gigantes, en TenerifeYa empiezan a llegar las postales veraniegas. Esta es la primera, de Juan y Ramón, disfrutando de su merecido descanso en Tenerife. Y, cómo no, poniéndonos los dientes largos.

La imagen, según me cuentan por detrás, es de Los Gigantes: unos acantilados que hacen honor a su nombre, llegando a alcanzar los 800m de altura.

Ya tengo ganas de veros y que me enseñéis ese álbum de fotos.

Imaginación al poder

sábado, 2 de julio de 2005

La imaginación es más importante que el conocimiento.
Albert Einstein

El lunes tengo el último examen de junio, y voy bastante justillo. Espero que el profesor esté de acuerdo con la frase…

Cómo despejar

jueves, 16 de junio de 2005

Chapa de una botella de cava de Malvasía de FreixenetNada mejor para despejar de un día entero de estudio que mover unos muebles. Sobre todo si se hace como lo hicimos ayer: 10 minutos de trabajo y 2 horas de tertulia, avellanas, fresas y cava. Sin olvidar el paseo en minimoto.

Muchos ánimos a Cova y Gerardo, que ya queda muy muy poco para estrenar casa. Acordáos de lo lejos que se veía cuando nos enseñásteis los planos, y veréis mejor lo cerca que está ahora.

Preciosa la chapa del cava dulce de Malvasía, ¿verdad?. Pues se queda en nada al lado del sabor del contenido.

El recuerdo en estado sólido

lunes, 13 de junio de 2005

Reloj-calculadora de los '80Esta semana, haciendo espeleología por un armario, me he encontrado con aquel viejo reloj calculadora. Creo que no funciona; bueno, tal vez sólo sean las pilas. Lo cierto es que el reloj es bastante malo, pero cuando funcionaba, sentía que era capaz de calcular el tamaño de la galaxia.

Supongo que como todo el mundo, desde niño acumulo muchos objetos como éste: sin ningún valor material, pero que me traen buenos recuerdos. Me da mucha pena tirarlos. Además, no es la primera vez que me arrepiento de haberme deshecho de algo. Aún recuerdo mi primer ordenador propio, aquel Amstrad PCW8256 o todos los TENTE.

Pero hay varios problemas:

  • El espacio. Las casas se quedan pequeñas con tantos cachivaches. Ya empiezan a aparecer soluciones alternativas, como esto que llaman self-storage: trasteros de alquiler.
  • El tiempo. Como apunta juanjo, nos pasamos la vida coleccionando cosas, y necesitaríamos otra para poder volver a disfrutarlas.

¿Has tirado alguna vez algo y ahora te lamentas?

Por cierto, después de encontar el reloj, estuve a un tris de comprarme otro parecido. Aunque seguro que no sería lo mismo…

La Primera Comunión

martes, 7 de junio de 2005

La semana pasada vi por segunda vez «Desmontando a Harry», de Woody Allen. Para mi gusto, es una de sus mejores películas.

Una de las escenas que más gracia me hacen es la del Bar Mitzvah en el que los invitados aparecen disfrazados de personajes de Star Wars. Resulta de lo más absurdo.

Fotograma de «Desmontando a Harry», de Woody Allen (1997)

¿Absurdo? Sí, pero no es tan extraño. El domingo me tocó asistir a la Primera Comunión de mi primo. ¿A quién se le ocurriría disfrazar por primera vez a su hijo de marinero? Lo que se tuvieron que reír los demás niños… Además, ¿por qué de marinero y no… no sé… de bombero?

Por cierto, en mis tiempos, todos íbamos de marinero raso. Ahora, como poco, de capitán de fragata. Eso sí, las niñas siguen yendo de princesa.

Muy gracioso también el tema de los detalles o recuerdos de comunión. Que si un portarretratos con el niño en posición oratoria, que si una figurita de porcelana… ¡y el niño repartiendo habanos y botellines de coñac! ¡Pero si tiene 9 años!

Y luego nos sorprendemos al ver los documentales de La 2…

Comida china

lunes, 25 de abril de 2005

Comida china preparada para llevarEl sábado encargamos comida (rápida) china. Para mi no era la primera vez, pero para una persona que nunca la hubiese probado, estoy seguro que sería la última: todo muy grasiento, flotando en aceite y muy poco hecho.

Para el decepcionado sería fácil decir: «No me gusta la comida china». Pero, pensándolo bien, sólo ha probado unos pocos platos del restaurante de al lado. ¿Se puede extrapolar?

Yo diría que no. China tiene 30 veces más habitantes que España, y es 19 veces más grande. Si la tortilla de patata de tu suegra no tiene ni punto de comparación con la de tu madre, ¿puede ser el pollo cantonés del restaurante «Shang Hai City» representativo del de todas las madres de china?

Así pues, mi conclusión es clara: démosle otra oportunidad.

Por cierto, ¿alguna vez habéis ido, en tierras extranjeras, a un restaurante de comida típica de tu país? ¿Cómo fue la experiencia?

El primer mate

jueves, 21 de abril de 2005

Mi mateEl sábado preparé mi primer mate. No era el primero que tomaba, pero sí el primero que cebaba yo mismo.

Había probado esta infusión en el Popul’Art, tal vez mi bar preferido de Avilés. Lo mejor fue contar con las explicaciones de Ezequiel, que me puso un poco al día del «ritual» que hay alrededor: igual que nuestra sidra tiene su ceremonia, el mate tiene la suya.

Las dudas finales me las resolvió juanpol con su post Preparar unos mates, complementos. Una buena referencia, sí señor. Además, me vinieron bien algunos comentarios de su blog.

¿Qué hace falta?

Pues, básicamente, tres cosas:

  • Mate: es el recipiente. Suele estar hecho con una pequeña calabaza. Aquí en Asturias, sé que hay una tienda en Gijón que los vende.
  • Bombilla: es el tubito de metal por el que se sorbe. El extremo que se mete en el mate hace las veces de colador, para que -al sorber- sólo pase el líquido, nunca la yerba.
  • Yerba mate: yo la compré en el Corte Inglés, así que no es difícil de encontrar.

Y luego, como no, una buena compañía. Se puede tomar solo, pero siempre es más agradable compartirla. En este caso, fue en casa de Gerardo y Cova, con Lore y René, mientras jugábamos al Diccionario.

He de decir que fui el que más tomó… ¡y gané la partida! ¿Tendrá algo que ver?

Por cierto, un día tengo que hablar del Diccionario. Me lo apunto.

Andrín

martes, 19 de abril de 2005

El sábado, Lore y yo cumplimos 4 años juntos. Para celebrarlo, nos relagamos unos días en el oriente asturiano. Concretamente, en Andrín, muy cerca de Llanes (Asturias).

Foto de la playa de Andrín, en Llanes, Asturias (España)Andrín es un pequeño pueblo a los pies de la Sierra del Cuera, con una estupenda playa cobijada entre acantilados. Para los que conozcan el sitio, estuvimos en una de las casas de cerca de la Torre. Ya hemos ido a unas cuantas de la Red de Casas de Aldea, pero esta es, quizás, la más cuca.

Hoy, a la hora de marcharnos, la dueña de la casa nos enseñó algunas más que tiene en alquiler. Durante la visita, nos habló del perfil de visitantes que tienen, normalmente de alto nivel adquisitivo.

Cuando íbamos por la 3ª casa, la mujer se soltó y -sin preguntarle nada- empezó a darnos nombres, empresas y cargos de sus inquilinos. De algunos, habló muy bien. Pero de otros… ¡uff!

No se quedó ahí. En un alarde de sinceridad, se descolgó con frases como: «como tienen dinero, que paguen» o «si no nos gustan, les decimos que ya está reservada la casa». Tampoco se cortó en descalificar otras zonas de Asturias.

Lo que a algunas personas le parecería un signo de confianza y cercanía para con nosotros, a mí me pareció una falta de respeto total. Además, si habla así de esas personas, ¿qué dirá de nosotros…?

Como muchas otras veces, nos quedamos con las ganas de decirle lo que de verdad pensamos. Sin embargo, nos quedamos callados escuchando -estupefactos- lo que contaba la señora. Seguramente que lo único que habríamos conseguido es pasar un rato violento.

Hasta esta mañana, pensaba recomendar el sitio a través de esta bitácora. Pero, después de esta muestra de clasismo, orgullo, ignorancia y codicia… mejor vayan a otra casa.

PD: la foto es de xtrasgu y está bajo licencia Creative Commons.

Mi mundo hasta los 10

jueves, 7 de abril de 2005

Hace poco, alguien me preguntaba desde dónde escribo esta bitácora. Pues bien, en este post lo voy a contestar.

Mi mundo hasta los 10Tal vez sabréis que Google tiene un servicio que se llama Google Maps, que proporciona mapas detallados de todo EEUU. Desde hace unos días, además, esta herramienta proporciona imágenes de satélite del lugar con una resolución de 15m.

A alguien se le ocurrió juntar Google Maps y Flickr, agitarlo con un poco de nostalgia, y surgió Memory Maps: fotos que muestran cómo es el lugar donde pasamos nuestra infancia.

Me ha hecho gracia la idea, y me he creado mi Memory Map: mi mundo hasta que tuve 10 años. Pincha en la imagen para ver los comentarios.

Por cierto, como ya dije, Google Maps sólo funciona para EEUU. Así que la imagen aérea la he sacado del Visor Gráfico SIGPAC del MAPA, una herramienta muy, muy útil. En realidad no es una imagen de satélite, sino una ortofoto creada a partir de un vuelo fotogramétrico.

¿Ya tienes tu Memory Map?

Maragatos

lunes, 21 de febrero de 2005

Castrillo de los polvazaresBueno, el lunes nos ponemos serios: estamos dejándonos llevar por la buena comida y la vida sedentaria, y el cuerpo empieza a resentirse. Si la rodilla me respeta, empezaré a trotar un poco, sin forzar.

Este sábado estuvimos en Astorga, disfrutando de una buena compañía, el buen tiempo y la cocina leonesa. Probamos el Cocido Maragato en Castrillo de los Polvazares, un pueblín de cuento que podéis ver en la imagen que acompaña a este post. La comida estaba deliciosa, potenciado con una larga sobremesa y un paseo por los alrededores, que sirvió para conocer más el lugar, bajar la comida y hacer trabajar a la D70.

A Gerardo y Cova: gracias por el regalo de enseñarnos ese tesoro. La próxima salida, esperemos que haga trabajar más músculos que los propios del estómago.