brucellose IOP achat acomplia HDL hemorragie achat viagra travail cytologie achat rimonabant charge menstruation achat cialis age global achat acomplia equipe de dosage achat levitra canal generique achat clomid physique medicale achat kamagra politique RTI

WorldCat

Viernes, 9 de febrero de 2007

Hasta ahora, cuando quería citar un libro y enlazarlo con un sitio que proporcionase más datos (editorial, ISBN, año de publicación…), tenía que acudir a amazon, fnac o similares.

No me gusta dar crédito por la cara a empresas privadas. Además, las URLs que generan son asquerosas bastante sucias.

Hoy he encontrado WorldCat, un catálogo colectivo de libros que se nutre de las colaboraciones de las bibliotecas públicas. De esta manera, además de encontrar la información habitual de cada título, puedes ver qué biblioteca pública cercana tiene ese libro para prestar.

WorldCat es obra de OCLC, una organización sin ánimo de lucro dedicada a facilitar el acceso a la información desde 1967.

El sitio está casi totalmente traducido al castellano, y encima, las URLs son mucho más bonitas.

El porqué de las cosas

Jueves, 11 de agosto de 2005

Portada de «El porqué de las cosas», de Quim MonzóLos domingos, no me pierdo su página en el Magazine. Es lo primero que leo. Antes empezaba por la ilustración de Jordi Labanda, pero han dejado de ser algo fresco.

El caso es que tenía ganas de leer algo de Quim Monzó, y he cogido este libro en la biblioteca. «El porqué de las cosas» es una colección de 30 relatos, a cual más inteligente, que siempre terminan en paradojas, en contrasentidos. Todo escrito de manera sencilla, concisa, con más verbo que adjetivo.

Recomendable, sobre todo en estas fechas.

Por cierto, hay una película de Ventura Pons basada en este libro.

Quim Monzó desata pasiones, tanto a favor como en contra: hay una web que recopila sus supuestos plagios, muchos de los cuales aparecen en las páginas del Magazine.

Aún así, su visión personal de la actualidad no deja de ser brillante.

El perfume: la película

Jueves, 4 de agosto de 2005

Una de las novelas más absorventes que he leído, de la que ya hablé por aquí, es «El perfume», de Patrick Süskind.

Pues bien, parece que el año que viene tendremos película. Para dirigirla, se barajaron los nombres de Ridley Scott y Tim Burton, aunque -finalmente- será Tom Tykwer, el director de la expléndida «Corre, Lola, corre».

Nariz olfateandoEn el papel de Jean-Baptiste Grenouille, el protagonista, será para Ben Whishaw. También aparece Dustin Hoffman como Guiseppe Baldini, el limitado maestro perfumista.

Ya ha empezado el rodaje; en Barcelona y Girona, por cierto.

A pesar de que el elenco promete, siempre que me encuentro ante esta situación tengo sentimientos contradictorios: tengo ganas de revivir las sensaciones que me produjo el libro, pero -a la vez- temo que la película pueda ser decepcionante. A veces llego a desear que no hagan la peli, por si acaso.

Seguro que os ha pasado alguna vez, ¿verdad?

+info

La quinta oración

Sábado, 18 de junio de 2005

Sopa fría de melón e hinojoNo, no voy a rezar el Credo. El tema es que Rastreador me acaba de meter en una de esas cadenas bitacoreras, como la musical de hace unos días. Comprenderás el título del post cuando leas las instrucciones:

  1. Tome el libro más cercano.
  2. Ábralo en la página 23.
  3. Busque la quinta oración.
  4. Postéela en su blog junto con estas instrucciones.

Se desecha entonces la piel del melón, se corta su pulpa en tiras y se trocea.

De «Ensaladas y platos fríos». Y es que hace un calor…

En realidad, en la 23 hay una foto de unos pimientos; y en la 24, de una sopa. Así que he tenido que coger la página 25.

¿Qué libro tienes más cerca?

El guardián entre el centeno

Martes, 22 de febrero de 2005

Portada de «El guardián entre el centeno»Esta mañana terminé de leer «El guardián entre el centeno», el clásico de J.D. Salinger. Tenía bastantes expectativas puestas en él, y quizá por eso me ha dejado un regusto un poco amargo.

El protagonista del libro es Holden Caulfield, un chico de unos 16 años que afronta el fin de su niñez, el miedo y el sentimiento de culpa, con las calles de Nueva York como testigos.

El libro está escrito en primera persona y, por ello, utiliza un leguaje bastante limitado: usa las palabras que usaría un chico joven en los años 40, que causaron impresión en su época, pero que hoy sólo consiguen alejarme más del personaje.

La verdad es que no me ha gustado ni la portada, que parece hecha con MS WordArt.

A favor del libro puedo decir que describe perfectamente la difícil personalidad del chico, y eso tiene mucho mérito.

¿Qué más decir? Léelo y coméntame qué te parece, estaré encantado ver tu opinión.

El perfume

Domingo, 16 de enero de 2005

Portada de «El perfume»El viernes terminé «El perfume», de Patrick Süskind. El libro trata de las consecuencias que la ausencia de amor tiene sobre el ser humano.

En cierta forma, me recordó la historia real del «niño salvaje de L’Aveyron»: un chico que, en 1800, fue encontrado en un bosque francés. Victor, que así lo llamaron, tenía unos 12 años y había crecido sin ningún contacto con la sociedad. Por cierto, François Truffaut hizo una película sobre este caso, «L’enfant sauvage», que tengo pendiente ver.

Pero, aparte del argumento (estupendo), lo que más me gustó del libro fueron las descripciones. Para mostrar algo, lo normal es centrarse en el sentido de la vista; como mucho, en el oído. Pero este libro consigue enseñarte la vida del protagonista sólo con el sentido del olfato. Y eso, inevitablemente, lo trasladas a tu vida.

Hoy me fijo más en el aire que respiro.

Elfriede Jelinek: el discurso del Nobel

Viernes, 10 de diciembre de 2004

Me ha llamado la atención el discurso de la premio Nobel de Literatura de este año, Elfriede Jelinek. Empieza así:

¿Es escribir el don de la flexibilidad, de ser flexible con la realidad? Por eso, a uno le encantaría ser flexible, desde luego, pero ¿qué pasa entonces conmigo? ¿Qué pasa con aquéllos que no conocen en absoluto la realidad?

Retrato de Elfriede JelinekUn comienzo prometedor. Lo que más me ha despertado la curiosidad no ha sido el fondo, sino la forma (aunque, en este caso, tienen mucho en común). Y es que la novelista y dramaturga no ha acudido en persona a Estocolmo, sino que ha enviado un video.

La la web de la academia sueca ha publicado el discurso en varios formatos:

  • Video. Fomato Real Media, 39min.
    • En alemán
    • En alemán con subtítulos en inglés
  • HTML
    • En inglés
    • En sueco
    • En francés
    • En alemán

Fotograma de Fresas salvajes, de BergmanCuando se enteró del premio, Jelinek sintió más desesperación que paz. Es conocido su pavor a las multitudes.

Yo me identifico con ella; eso de hablar en público creo que no es lo mío. Por eso es que se ha ganado mi simpatía. No así la de Paco Umbral, que se despacha a gusto en su columna de El Mundo.

El asunto del discurso me ha recordado «Fresas salvajes», de Ingmar Bergman. En ella, Isak Borg -el protagonista- emprende un viaje (esta vez saliendo de Estocolmo) para recibir un premio. El viaje le sirve para hacer un profundo análisis de su vida.

Supongo que es más cinematográfico el viaje. Pero estoy seguro de que Elfriede Jelinek, preparando su video, ha llegado al mismo nivel de autoanalísis que el doctor Borg. Y el mal trago que se ha ahorrado.

El código Da Vinci. La película

Martes, 16 de noviembre de 2004

Pentagrama o estrella de 5 puntasVaya, no han tardado mucho… Parece ser que ya está en movimiento la máquinaria que llevará al cine «El código Da Vinci». Por ahora, los nombres -casi confirmados- son:

Tom Hanks. El último que imaginaría en ese papel. Es como poner a Ramón García como nuevo agente 007…

Yo soy de los que disfrutaron con el libro. Y de los que no esperan gran cosa de cualquier película que proceda de eso que llaman «La Industria». Y, en definitiva, de los que no van a ver esta película.

Por cierto, la noticia está en varios sitios, como éste.

Actualización 02-12-2004
Confirmado. Tom Hanks será Robert Langdon, imponiéndose a los otros aspirantes: Russell Crowe, George Clooney y Hugh Jackman.

Cuestionando «El Código Da Vinci»

Domingo, 12 de septiembre de 2004

El Código da VinciAntes del verano leí «El Código Da Vinci». Yo soy de los que disfrutaron con ese libro. Me pareció de lo más adictivo: en 4 días me lo había terminado. Me gustó mucho también su web, que plantea un juego muy entretenido siguiendo las claves del libro.

Sin embargo, había leído que tenía muchas imprecisiones. Lo que había leído por la red eran fallos pequeños, muchos de ellos yo no los consideraría fallos. Pero esta mañana, vía Piscolabis, he llegado a El secreto de «El código Da Vinci»: una web similar a la oficial del libro: presenta también un juego, pero éste revela todos los fallos del libro. Es tan interesante o más que la web oficial. He de decir también que alguno de los fallos que señala me parecen discutibles -por subjetivos- pero todos están perfectamente documentados.

El desenlace

El libro ha gustado a mucha, muchísima gente. Pero también tiene muchísimos detractores. Se habla de ello estos días en minid.net. Uno de los aspectos más criticados es el final. No voy a destriparlo, que no todo el mundo lo ha leído. Pero si no quieres saber nada de nada del final, NO le des a «leer más».
Sigue leyendo este artículo »