brucellose IOP achat acomplia HDL hemorragie achat viagra travail cytologie achat rimonabant charge menstruation achat cialis age global achat acomplia equipe de dosage achat levitra canal generique achat clomid physique medicale achat kamagra politique RTI

Publicar fotos en la Red

Miércoles, 1 de noviembre de 2006

Tengo una cuenta en Flickr desde hace más de 2 años.

Cuando Yahoo compró Flickr, corrieron ríos de bytes protestando por la decisión de la compañía de fusionar las viejas cuentas con las de Yahoo. Se llegó a rumorear que quien no se adaptase, se quedaría sin poder publicar sus fotos, mientras muchos titulares de cuentas pro se quejaban de que nadie les había pedido su opinión.

Sin pensarlo mucho, fusioné mi cuenta. Y me arrepiento: Yahoo ya tenía mi nick pillado, así que tuve que elegir otra cosa.

Hace cerca de un año descubrí Zooomr, un servicio que sigue la estela de Flickr. Aún no está a la misma altura, pero ya incorpora cosas muy buenas. Me llamaron la atención 3:

  • Geotagging, incluso antes que Flickr.
  • Zooomrtation: añadir audio a las fotos
  • Multi-idioma, también en castellano

Hoy he leído que regalan cuentas pro (con muy buenas prestaciones) a los bloggers que publiquen una foto alojada en Zooomr en sus bitácoras; así que aquí está la mía:

Panorámica de la Ría de Avilés

No cabe duda de que tener una empresa como Yahoo detrás asegura la continuidad de Flickr. Además, Flickr es ya una aplicación web madura (a pesar de su eterno beta ¡Gamma!). Pero estoy seguro de que no falta mucho para que Zooomr pase a formar parte del imperio Google.

Usar F-Spot para importar las fotos

Martes, 10 de octubre de 2006

Me gusta mucho gThumb: es muy ligero y, para lo que yo lo uso, cumple con creces. Pero quería echar un vistazo a F-Spot, que tiene algunas características avanzadas muy atractivas.

Después de unos minutos, sólo encontré 3 pequeños inconvenientes:

  1. Cuando conectas la tarjeta de memoria de tu cámara al PC, GNOME sigue lanzando el importador de fotos de gThumb.
  2. F-Spot sólo permite guardar las fotos en tu directorio /home/usuario/Photos.
  3. Si haces un cambio en las fotos con otro programa externo, F-Spot no se entera. Tienes que volver a importar todo el directorio usando F-Spot.

Pero también sus soluciones, que resumo aquí:

Fijar por defecto el importador de F-Spot

Entra en Sistema > Preferencias > Unidades y soportes extraíbles, pestaña Cámaras. En Cámara digital, por defecto, aparecerá el comando:

gnome-volume-manager-gthumb %h

Cámbialo por:

f-spot-import %h

Cambiar el directorio por defecto

La solución es «engañar» a F-Spot con un enlace simbólico.

Antes de nada, hay que asegurarse de que el directorio /home/usuario/Photos esté vacío. Si tiene algo, muévelo al directorio donde quieras guardar las fotos. En mi caso, /media/datos/fotos, que también debe ser creado previamente.

Después tecleamos en consola:

$ ln -s /media/datos/fotos /home/usuario/Photos

Ahora F-Spot se dirigirá como siempre a su directorio Photos, pero – físicamente – nosotros lo estaremos enviando a donde queremos.

Algunos cambios externos se pueden notificar a F-Spot

Aunque esto ya es un poco más complicado. Instálate sqlite3 y échale un vistazo al man.

Buenas fotos, y libres

Miércoles, 20 de julio de 2005

Para que tu bitácora resulte atractiva, una de las claves es incluir buenas fotos. El problema con el que te topas es la licencia.

Un buen recurso es Yotophoto: un motor de búsqueda que proporciona imágenes bajo licencias poco restrictivas:

  • Dominio Público
  • Creative Commons
  • GFDL
  • Licencias de libre uso: similares a las Creative Commons (algunos derechos reservados), pero redactadas por los propios autores de las imágenes

Sólo tienes que pedirle lo que quieras, y el motor buscará en varios directorios de fotos libres:

Y, para ponerlo más fácil aún, desde ayer hay un plugin de búsqueda para Firefox.

Por cierto, Yotophoto es hermana de:

La sorpresa del revelado

Martes, 14 de diciembre de 2004

Como algunos sabéis, sigo en la era analógica en lo que fotografía se refiere. Esta tarde he ido a recoger el resultado de las últimas fotos que había hecho.

Muñecas en Valença do MinhoCuando hablo sobre el tema con alguien ya asentado en la fotografía digital, siempre me dice que tiene sus ventajas, pero que echa de menos la emoción de ir a la tienda y recoger las fotos. Pues yo, fíjate, disfruto haciendo fotos y viéndolas, pero ésta es una de las partes que menos me gustan; no le veo el romanticismo…

Y es que siempre hay un alto porcentaje de fotos que tiraría directamente a la papelera. Y del resto, rara vez no le encuentro algo a mejorar a cada una de ellas. Muchas veces me gustaría haber encuadrado de otra manera. Otras veces es la luz o el enfoque. Pero siempre hay algo.

Por cierto, había pedido sólo el revelado y una copia en CD, pensando en pasar a papel, más tarde, sólo las tomas que más me gusten. En el CD, además de las fotos, te ponen un programa visualizador, pero es para Windows y no me apetece reiniciar el ordenador sólo para eso, así que mejor las veo con KuickShow. Creo que va a ser la primera y última vez que las pida en CD, porque me ha salido más caro que si las hubiese pedido en papel y por duplicado.

Fotos ajenas

Jueves, 9 de diciembre de 2004

Una de mis películas favoritas de los últimos tiempos es Amélie. En ella, Nino Quincampoix –el chico de la peli- tiene un hobbie de lo más singular: colecciona esas fotos de fotomatón que no acaban de gustar a sus dueños, y que terminan en la papelera más cercana.

Una de las fotos encontradasAlgo parecido hace Pablo Cruz Aguirre. Su web, «Fotos encontradas», es una recopilación de fotos encontradas en la basura en Buenos Aires los últimos 15 años. Las tiene divididas en varias secciones: Retratos, Parejas, Familia y Vida Social, Vacaciones, Colecciones y Pedazos. Vamos, todo un tesoro que más que retratos individuales, son el retrato de Argentina en el siglo XX.

Y ya el extremo esta afición -pariente cercana del voyeurismo– fue «I Found Some of Your Life». Y digo «fue» porque, lamentablemente, ya no existe el sitio. Pero bueno, os cuento: el caso es que un tipo se encontró, en un taxi de NYC, una tarjeta de memoria de una cámara de fotos. Así que decidió escribir una bitácora y publicar una foto cada día, relatándolo como si fuese una de las personas de las fotos. Parece que la intención del blogger era llamar la atención del propietario de la tarjeta de memoria, para poder devolvérsela. Quizá lo haya conseguido, y por eso ha retirado la bitácora.

Dos tesoros para los sentidos

Miércoles, 1 de septiembre de 2004

Me encantan las fotos de Chema Madoz. Vi su trabajo por primera vez en un reportaje de televisión -en el desaparecido Canal Estilo– y me quedé impresionado. Es magnífico cuántas ideas puede evocar a través de un lenguaje tan poco manipulable como la fotografía. él define su obra así:

Mi trabajo consiste en relativizar verdades absolutas. Es como una reivindicación de las dudas sobre una realidad impuesta. Con mis fotografías tiendo a relativizar, a ver las diferentes caras de la misma moneda.

Foto de Chema MadozEn el reportaje mostraba cómo es su método de trabajo, y también una colección de objetos que ha usado en sus obras. No dejes de visitar su web.

Además, mencionó a Pascal Comelade, un francés afincado en Barcelona que hace música con instrumentos de juguete. Soy casi-fan de Yann Tiersen, otro francés que en ocasiones recurre a este tipo de sonoridad (seguro que lo habrás escuchado en la banda sonora de Amélie o Good Bye Lenin!); así que no pude resistirme.

Ahora, cuando me porto bien, me regalo una audición.