brucellose IOP achat acomplia HDL hemorragie achat viagra travail cytologie achat rimonabant charge menstruation achat cialis age global achat acomplia equipe de dosage achat levitra canal generique achat clomid physique medicale achat kamagra politique RTI

Jamendo

Jueves, 19 de enero de 2006

Más música en la red: esta vez, con licencia poco restrictiva. El sitio se llama Jamendo: libera tus oídos.

Por ahora, la mayor parte del catálogo está compuesta por discos en francés, aunque acaban de traducir todo el sitio al español e inglés, así que seguramente se irá abriendo más la oferta.

La web es muy completa. Entre otras cosas, permite:

  • Buscar por etiquetas, al estilo Flickr
  • Oír la música en mp3 o en ogg, a varias calidades
  • Descargar los discos a través de ed2k o BitTorrent
  • Compartir tus opiniones sobre los discos

Y muchas más cosas. Además, puedes hacer donaciones económicas a los músicos, de las que Jamendo sólo se queda 0.50€, independientemente de lo que dones.

Yo ya he encontrado mi joyita: a mí, que me gusta Yann Tiersen, me han encantado los belgas Ehma. Ahora mismo estoy escuchando su disco Les Temps Modernes.

Por cierto, Yann Tiersen toca en breve en San Sebastián, Madrid, Salamanca y Burgos. Hace un par de años, actuó en Gijón, gratis… y me lo perdí. Si vives cerca, que no te pase como a mí…

Roma

Miércoles, 18 de enero de 2006

Fotograma de la serie Roma, con Servilia, Octavia, Marco Antonio y OctavioDesde los tiempos de MacGyver, ninguna serie me había tenido tan enganchado. De hecho, conmigo ha conseguido lo que ningún otro programa: que me siente – invariablemente – todos los martes a las 22:00h frente a la tele. Hoy Cuatro ha emitido los capítulos 11 y 12, los últimos.

Se comenta que habrá 2ª temporada: otros 12 capítulos que empezarán a rodarse en marzo. Habrá que esperar a 2007 para el estreno en HBO, y aún más para verla en una cadena española. Menos mal que hay buenas soluciones.

Aún no se sabe nada del argumento, aunque sospecho que el joven Octavio y Marco Antonio llevarán el peso del hilo argumental.

Mientras tanto, y para matar el gusanillo, creo que voy a darle un repasito a «Yo, Claudio». Es un buen momento.

Pandora: radio musical a medida

Lunes, 16 de enero de 2006

Dial de una radio Inter de válvulasHace una temporada que vengo usando Pandora, un servicio web que te permite crear emisoras de radio musical a medida.

Tú le dices qué música quieres oír, y Pandora empieza a funcionar. Cada tema que suena, puedes decir si te gusta o no. Además, puedes añadir más intérpretes que te gustan a tu streaming.

El concepto es similar a otros proyectos como last.fm, aunque me da la impresión de que el nivel de aciertos de Pandora es muy superior, porque no sólo se basa en los gustos de otros usuarios, sino en las propias características de cada canción. Por ejemplo, si le pregunto por qué me ha pinchado «Aguas de Março», de Tom Jobim, Pandora me responde:

De acuerdo con lo que nos has dicho hasta ahora, estamos reproduciendo este tema porque presenta ritmos de Jazz brasileño, sección de vientos, acompañamiento de guitarra acústica, percusión y una interesante letra.

No esta mal…

Cómo guardar las canciones de Pandora en tu disco duro

En realidad, la gracia de Pandora es poder descubrir nuevas músicas, con la ventaja de que el sistema conoce tus gustos. ¿Para qué repetir canciones?

Pero bueno, si te tropiezas con un tema increíble que quieres volver a escuchar, puedes recuperarlo. Lo tienes guardado en tu disco duro, aunque – en principio – sólo temporalmente.

Si usas GNU/Linux, sólo tienes que mirar en el directorio /tmp/plugtmp. Todos los ficheros con la forma access-* son archivos mp3, codificados a 128kbps.

¡Estupendo! Ahora, sin cerrar el navegador, sólo tienes que copiarlos a otro directorio y cambiarles el nombre. Puedes añadirles también etiquetas ID3, porque vienen sin nada.

Enlaces

Cómo la burocracia puede arruinarte el Fin de Año

Domingo, 1 de enero de 2006

Si el año pasado y en años anteriores, huíamos a la periferia para entrar en el Nuevo Año, ayer nos dirigimos a la capital de Europa: Bruselas. Sería una Nochevieja especial, en compañía de Lore y de buenos amigos, y en un lugar estupendo. Pero no todo iba a ser de color de rosa.

A la hora de facturar el equipaje, aparece el problema: mi DNI está caducado. La solución: mmm… ninguna. No tengo pasaporte. Además, por ser sábado, la Policía no trabaja, no me harán uno. El carnet de conducir, ese papelón de 22.6×10.1 cm, no te molestes en enseñarlo, no vale para nada. Así que soy un sin-papeles.

La siguiente escena es la típica de las pelis de guerra: ¡Dejadme, id sin mí! ¡No hay solución!

Después del disgusto, habrá que ser positivo. Y es que, el que no se consuela, es porque no quiere:

  • Tengo un billete a precio reducido para el miércoles, así que los veré enseguida.
  • En la vuelta, pude parar en Medina de Rioseco y ver cómo termina uno de los ramales del Canal de Castilla, una obra espectacular que tenía ganas de conocer.
  • Además de renovar el carnet, tengo muchas cosas que hacer estos días. Me vendrán bien
  • Pude degustar la lubina al horno de mamá

Como curiosidad, en el trayecto de ida a Valladolid, hablamos de la película «El viaje a ninguna parte». Nadie intuyó que ese era mi destino…